Archive | febrero 2010

La hostia del rey

(Vía La lupa – blog de Público)

La lupa: “Firmar o no firmar. He ahí el dilema al que se enfrenta Juan Carlos I respecto a la flamante Ley del Aborto. Ya se ha puesto en marcha, desde sectores ultraconservadores, una campaña de presión para que no estampe su rúbrica. La Iglesia tranquiliza al monarca: si finalmente firma, no sufrirá la excomunión a la que han sido condenados los parlamentarios que apoyaron la norma, ya que el rey, según la Constitución, no es responsable de las normas que sanciona. Vamos, que tiene la hostia garantizada”.

ENTROPÍA. Un proyecto con futuro

La palabra entropía indica el grado de desorden y la cantidad de incertidumbre que genera la información. El suplemento pretende discernir y ordenar esas historias particulares que encierran pasiones universales y mitos.

Porque entropía son todas y cada una de las historias que nos hacen diferentes de los demás y contribuyen a que la realidad adquiera un matiz propio. Desvelar esa naturaleza con una mirada nueva y limpia de prejuicios. Un retrato de la diversidad, de las particularidades, de la incertidumbre que supone el que cada persona y cada historia sean una caja de sorpresas.

Entropía es un suplemento semanal que satisface los deseos del público por conocer historias en profundidad de gran calidad y cuidado en la escritura, diseño y fotografía. Temas olvidados o relegados que no tienen espacio en la prensa diaria ni son tratados en otros suplementos, centrándose en el ámbito nacional. Historias repartidas en géneros como el reportaje, la crónica o el perfil entre los que discurren un sinfín de historias cercanas y diferentes.

Entropía es un taller de editores independiente con una estrategia de crecimiento basada en la expansión.
Cuenta con un soporte web (www.entropiadigital.com) donde se volcarán los contenidos del papel, además de otros extras y blogs de los redactores.

Entropía viene a colmar un nicho de mercado ya existente pero desencantado. Buscamos posicionarnos como marca propia que se ubique en el top of mind de nuestro público.

El payaso de la semana

Tarugos los hay en todos lados. Comportamientos indecentes de personajes anormales, no hay otra forma de decirlo. Así se comportó John Cobra durante una gala para la elección del cantante español que irá a Eurovisión.

De todas formas no sé que comportamiento es más indecente, el de este personaje en busca de algo de atención ( ya la montó en Diario de Patricia y en otros videos que colgó en youtube), o el de  Anne Igartiburu, la presentadora sin potestad suficiente para dominar su propio programa. Su único recurso es tratar al pobre tarado como si fuese un niño, con “cariños” y roce de mejilla incluidos.

Dei Nikolayevich

Ciudad K

Ciudad K es un lugar en el que todos sus habitantes tienen unnivel cultural tan alto, que se crean situaciones surrealistas en cualquier momento. Su director es José Antonio Pérez.

Lunes: el libro de la semana

El tiempo vuela. Y lo hace a una velocidad increible. Y más cuando eres estudiante y estás inmerso en el proyecto de tu vida. Al menos, y por el momento, lo es. Por eso se agradecen los pequeños momentos, en ocasiones inapreciables, que llenan la vida y alivia su rutina. Así, leer es uno de esos instantes en que soy capaz de desconectar del mundo real para introducirme en uno paralelo. Y cuando el libro es bueno no quiero salir de él.

Estoy releyendo por tercera vez El idiota. Esa obra maestra de un ruso “cualquiera” que me marcó, desde que lo empecé la primera vez, hará cosa de un año. Tanto me gustó ese Príncipe Mishkin que incluso me he apropiado de su nombre de pila para firmar en el blog ( y en flickr y en tantas otras cosas). Un pseudónimo a modo de homenaje, que aún imperceptible por mi escasa trascendencia, sin duda merecido.

Es el personaje de los personajes. El prototipo de la perfección moral, el ejemplo de sensatez, el hombre como hombre incorruptible. ¡Quién pudiera lograrlo! Dostoyevski narra con auténtica maestría, y como lo hiciera aquella generación de escritores rusos, un drama de época que refleja la realidad social del momento. Aunque escribió este libro durante una ausencia prolongada de su Rusia natal, el escritor, el artista, consigue introduccir al lector en la sociedad de San Petersburgo y logra retratar el ambiente y el círculo social de la élite petersburguesca. A pesar de contar con capítulos algo confusos y prescindibles, el total de la obra compone uno de los libros esenciales de la Historia de la Literatura. Un ejemplar que si se empieza, seduce al lector de tal forma que leer se convierte en un verdadero placer. Y eso es Literatura. ¿Qué más se puede pedir? Quizá revelar al ser humano en toda su extensión. Pero en este caso, Fiodor también lo consigue. Dostoyevski es capaz de exteriorizar el alma humana y los impulsos contradictorios que atentan contra ella, y lo refleja de manera magestuosa en los diferentes personajes de esta novela. Hay mucho más que decir, pero no soy capaz de expresarlo. Lo mejor es captarlo en primera persona.

Un hurra por Dostoyevski; un hurra por El idiota.

Dei Nikolayevich

Perdidos en la incertidumbre

El último capítulo de Lost no ha decepcionado. El universo volátil y frágil que parecía envolver a la sexta temporada comienza a hacerse corpóreo. Después de ver este cuarto capítulo los tres anteriores comienzan a tener sentido. Ya entendemos que Lock no es Lock, intuimos algo más sobre Jacob e incluso deducimos ciertas cosas de ese mundo paralelo que se desarrolla eludiendo el trágico accidente, pilar de esta fabulosa serie – que no excelente-.

Sin embargo, necesitamos algo más. Necesito. La quinta temporada dejó un sabor agridulce, y la sapidez continúa en la sexta. Una temporada que abría demasiadas puertas sin cerrar ninguna, que confundía más de lo que orientaba y que parecía tejer toda la trama de manera abrumadora. La sexta temporada comenzó igual. Incluso peor. El salvaje Lock se transformaba, al estilo Filemón, en la columna de humo. En la isla, increiblemente grande (pues todavía hay territorios desconocidos para los personajes), aparecía, valga la redundancia, otro grupo de los Otros. Llegué a pensar los guionistas no sabían que hacer, que estaban Perdidos en la incertidumbre. Pero tras ver El sustituto (6×4) mis dudas se disiparon, y decidí confiar en una progresión cuantitativa ascendente. Lo iremos viendo, y espero que disfrutando.

Dei Nikolayevich

La guillotina francesa

El partido del martes que enfrentó al Real Madrid y al O.Lyon demostró varias cosas. La más evidente, y aún a riesgo de parecer un ególatra, es que no tengo futuro como vidente. Cada vez que escribo y vaticino un posible resultado, en este caso la victoria merengue, el cosmos se vuelve en mi contra y las predicciones que anuncio quedan a la altura del barro. Y no digamos mi intuición.

Pero abandonando esta decepción conmigo mismo y dejando de lado el tarot se pueden deducir algunas consecuencias del nefasto partido que jugaron los nuestros. Es cierto que el Madrid se enfrentó a un conjunto físicio y rocoso, que basó su fundamento sobre el céspez en una defensa de dos líneas bien definidas. Un muro en el que encontrar una vía de paso era más complicado que atravesar el bosque de Sherwood. Y más cuando la única alternativa para hacerlo es ir de frente, como los necios. Así el equipo de Pellegrini olvidó que el campo tiene dos bandas, y que a veces, rodear la montaña es el camino más rápido para llegar al otro lado.

Fotografía de diario AS

“La culpa es de los jugadores” afirmó Arbeloa ayer en rueda de prensa. Faltaría más, no iba a ser mía. Pero los jugadores son las piezas de una partida de ajedrez que los entrenadores tienen que preveer de antemano. Y cuando las cosas se ponen feas el mister debe tener el valor suficiente para sustituir un alfil por un caballo, y no peón por peón. Y es que Don Manuel, el chileno, lleva demasiado tiempo pensando en su posición en vez de en la del equipo, y sus cambios se suelen resumir en: “cromo por cromo”. ¿Para qué cambiar el esquema?

En sus cuatro derrotas anteriores (Sevilla, Athletic, Barcelona y… bueno, Alcorcón), Pellegrini se limitó a cambiar un delantero por un delantero, un medio por un medio… El martes repitió la jugada, como esperando desconcertar al rival. Pero el Lyon siguió a su ritmo, y fue a los madridistas a quien desconcertó. Se marchó Higuaín y entró Benzema, el hijo pródigo. Sustituyó al argentino cuando toda España estaba narrando a viva voz que era Kaká quien debía abandonar el terreno de juego. O Diarrá…

A pesar de que al inicio del encuentro no había una intiución de derrota, la catástrofe entraba dentro de los planes. Una alineación singular hizo sonar la alarma entre los aficionados. Una defensa distinta a la que ofrece seguridad en liga y un medio del campo algo rácano y escandaloso. Ránaco porque el Madrid, con sus figuras, debe salir SIEMPRE a ganar, y Diarrá no entra en esos planes. Escandaloso porque el 6, de nuevo el de Mali, lleva mucho tiempo sin jugar. Demasiado como para regresar a su antigua morada como titular en Champions. Decisiones incomprensibles, resultados inevitables.

Cierto es que estos comentarios son algo ventajistas. No lo niego. Al fin y al cabo, hay que criticar cuando las cosas van mal. Si el Madrid hubiese ganado 0-6 este post sería de otro tejido. Más confortable, más ligero y más sedoso. Pero la realidad es única, aunque tenga distintos puntos de vista. Y lo verdadero es que el Madrid debe remontar un resultado algo incómodo. Sin embargo, impossible is nothing.O así lo pintan los diarios deportivos, al menos los de Madrid.

Este Madrid no termina de convencer. En liga parece que aspira a lo máximo. Pero el gran objetivo de los blancos, oficial o extraoficial, es ganar la Champions en su propio estadio. Por eso Florentino tiró de talonario y trajo a los mejores jugadores del mundo. Por eso sus seguidores esperan que arrase en Europa. Por eso las apuestas vaticinan la victoria merengue. Por eso y por mucho más, cuesta comprender las decisiones de Pellegrini. La guillotina hizo estragos en su época, y en la nuestra. Algún diario (de cuya marca no quiero acordarme, ya tiene sustituto para el banquillo). La vida sigue…

Dei Nikolayevich

La previa de Champions

El Real Madrid inicia esta noche, en el temible campo de batalla de Lyon, su andadura hacia la reconquista de Europa. Una cruzada que, liderada por un Cristiano superior, no parece tan utópica como en otros años. La tropa blanca ha reorganizado sus filas contratando el oficio de temibles soldados en el terreno europeo. Así es como el Madrid, glorioso en su pasado, pretende recuperar la Copa. Con la décima el número quedará redondo y el miedo a ser destronado del sitial europeo se disipará.

Tras caer durante cinco temporadas en octavos, el objetivo pasa a ser obligación: ganar el campeonato. Pero la guerra siempre es sangrienta, y los precedentes en el estadio Gerland no son nada prometedores. El conjunto español, a pesar de contar con una plantilla muy superior a la de años anteriores, y con jugadores de envergadura europea, no puede, no debe subestimar el poderío francés. Las dos visitas pasadas (derrotas dolorosas para los merengues) y el rugido de un público “enloquecido” han de servir como alarma.

Sin embargo, la predicción parece prometedora. En Internet, las casas de apuestas pronostican la victoria del Real Madrid. Sin duda influidas por la postestad de una plantilla, a priori superior, envuelta por el señorío de sus grandes estrellas. Además, el Olimpique no es el de antaño. Las bajas de Juninho, Diarrá o el aún inadaptado Benzema han mermado el juego del Lyon, y el equipo de Puel ha perdido la hegemonía que mantuvo durante demasiado tiempo en la liga gabacha.

Son muchos los factores que auguran una noche de Champions gloriosa para los “Cristianos”. Pero en el fútbol, como en la guerra, ya se sabe: ganar una batalla no significa ganar la guerra.

Dei Nikolayevich