Sibilina semejanza

La final de la Europa League es un acicate emocional suntuoso para Athletic de Bilbao y Atlético de Madird. Después de una temporada pareja en proezas los equipos de paralelas rojiblancas encuentran en el pulso europeo el colofón que encumbre el baremo de un curso oficial que han alcanzado con argumentos de encontradas idiosincrasias. Los vascos, sugestionados por la filosofía Bielsa proponen un fútbol alegre y vertical, educando el balón en literatura mágica para concebir una historia magnífica y extravagante. En sus carencias defensivas y en los términos traseros hallan sus rivales la fisura por donde hincar el diente. El Atlético de Madrid, más indefinido en doctrinas, asemeja su juego a la irreverencia del realismo sucio. Arrebatos a punta de encontronazos con el teclado. Su mejor versión es robusta e impetuosa, voraz en el área rival y radical en la propia. Precisamente es en el antagonismo de las ideologías donde reside la nobleza de un encuentro equilibrado por disparidad.

Marcelo Bielsa y Diego Simeone justifican la validez e importancia de los equipos españoles en Champions. Sus rúbricas son irrebatibles por el progreso en una competición donde no encuentran reparos. Se conocen y estiman. Pero la camaradería se margina en coyunturas de significado, donde, según se apure el silbato, el resultado puede sentirse como una exhalación de aire limpio o de hollín tóxico. Lo dejó claro el Cholo en rueda de prensa: “No vengo a recordar momentos, vengo a jugar una final, a ganar una final. Declaré mi admiración por Marcelo y él sabe lo que pienso de él”. Suficiente como guiño.

Los mentores y doctores del deporte no arriesgan a dar favorito. Puede resultar embarazoso entretenerse en adivinanzas cuando al esparcir conjeturas no se atina ni una. El fútbol es tan esotérico y una final tan sibilina que el tiempo alcanza el paradigma de dimensión paralela donde las posibilidades se multiplican por mil. De nada sirve recrear apuestas deportivas: ni la condición de local marca el ritmo, ni los antecedentes, ni el tiempo, ni la historia… La empresa obedece al empeño durante el juego, la tenacidad y el anhelo por levantar un título más sólido en prestigio que en renta. Desconfío de quinielas que emparejan posiciones. Sospecho de estadísticas y precedentes. El presente es ahora, y ahora ya es pasado. Debemos aspirar al goce y al deleite que proporcionan dos equipos españoles en una final europea. Mañana, ya lo vaticinó Bielsa, será un recuerdo lejano: “lo que suceda es irreversible, hay que estar a la altura”.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

One response to “Sibilina semejanza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: