Tag Archive | Cristiano Ronaldo

Contundencia de Campeón


A falta de dos jornadas para la conclusión de la temporada de liga el título madridista ya es corpóreo en su integridad. Un trofeo cobrado a base de la pegada que adjudica el talonario y la periodicidad de la cita con la victoria. Por primera vez en la historia del campeonato, San Mamés albergó a ras de césped las efemérides de un título foráneo. Como debe ser, y no como podía haber sido por la torpeza de los horarios. La contundencia del Real Madrid fue suficiente para doblegar un pulso impulsivo que adoleció de naturalidad en el conjunto local, mermado por propósitos venideros. El encuentro venía marcado por la diligencia madridista por celebrar el título cuanto antes y la intención local por espolear los ánimos como respuesta a la ofensa que consideran en torno a la polémica sobre la final de Copa. El Madrid entendía su compromiso y se empeño desde los inicios por encaminar el duelo hacia la celebración y evitar la incertidumbre que conlleva no amarrar el título. El 0-3, como la temporada anterior, fue tajante. Seco.

El Athletic Club, embajador de ilusiones y promesas, formó con sólo 5 jugadores que acostumbran en el once. Pero la ausencia de peloteros como Herrera, Muniain o Iturraspe no exigía desprenderse de ambiciones futboleras. Lo demostraron los de Bielsa con arrogancia en la presión e intenciones en la salida. Como acostumbran, los rojiblancos pretendieron semejarse a derroteros de odas y monumentos con el balón, buscando espacios y afilando verticalidad continua. Pero el ardor de entusiasmadas posesiones procura a los adversarios espacios en el retroceso, que se tornan absolutos cuando el rival es experto en el arte de hallar vacíos. El encuentro se mantuvo vivo durante 15 minutos. Los que tardó el Madrid en hacer de su ofensiva un zapatazo certero de Higuaín y una combinación impecable que concluyó con triunfo de Özil. El alemán, que acostumbra a servir asistencias, recibió una diagonal perfecta de Cristiano para embocar el balón. Antes, con el 0-0, Ronaldo erró de nuevo en el punto de penalti en un gesto de arrogancia o valentía, según los colores de la perspectiva. La paradinha quedó yerma y el luso no afinó en su lucha por el pichichi.

El 0-2 estimuló el pundonor de los rojiblancos que insistían en ejercer de anfitriones. El Madrid, a gusto en el repliegue, ofreció su juego al culto del contraataque y el partido resurgió en intensidad y ocasiones para ambos conjuntos. Propósitos más cercanos a una coyuntura ociosa que emotiva. El encuentro, de principio a fin, tuvo un sólo dueño.

El descanso, en vez de motivar ambiciones, entibió un duelo en el que no se pretendían sorpresas. Los de Mourinho se apropiaron de la autoridad y maniobraron con pragmática. El gol de Cristiano, además de fomentar la liza por el pichichi, y la roja a Javi Martínez contribuyeron al proyecto. La expulsión del internacional, por doble amarilla, fue injusta y abusiva porque envites semejantes no cobraron sanciones en los rivales. A medida que se acercaba el triunfo y el trofeo, crecían los gritos de ánimo de una grada que se abalanzó contra el 7 madridista. Ronaldo, crecido por la hazaña contestó con gestos de adolescente mimado.

La liga, que ya era una realidad, no acaba con la hegemonía blaugrana. Inicia una pugna deportiva y alivia tensiones. Para ello, el Barcelona debe manejar una transición que se supone aseada. La empresa no parece complicada porque la capacidad de la plantilla alcanza para ello. Evidencia de ello es el triunfo del Barcelona 4-1 ante el Málaga. Las aspiraciones visitantes por alcanzar los escalones de Champions se intuían de mayor calado que los del Fútbol Club Barcelona, que despachó el encuentro sin la ambición de objetivos pero con el oficio de su jerarquía y las inspiraciones de Iniesta. El de Albacete sirvió el primer gol a Puyol, provocó el penalti del segundo y asistió a Messi en el cuarto. El argentino que marcó tres, ya atesora 46 dianas y se fuga en la lucha por el pichichi además de aspirar a una marca de otro siglo.

En la otra liga, en la que se pretende evitar descalabros, la Romareda coreó a 35.000 voces el “Sí se puede” tras su victoria ante el Levante y la derrota del Rayo. La pugna por la permanencia, además de la reyerta por una plaza en competición europea, es el mayor atractivo para las dos jornadas restantes. La liga ya tiene dueño, pero todavía no ha terminado.

Anuncios

La desventura de un oficio en altibajos

Mourinho funda su vanidad en la enumeración de los títulos cosechados. Los clubes que lo han amparado en su periplo por Europa fueron gestando el virus de la victoria, y tarde o temprano estiraron los dedos hasta rozar los cielos. A corto plazo el triunfo produce un resabio a regocijo, el sabor a las cosas bien hechas y la placidez por arribar a cotas que antaño se presumían peliagudas. Pero la mutación de la plaga es un azote que contagia veloz y arrasa con estamentos deportivos y extradeportivos. Cuando Mourinho llegó al Real Madrid su discurso se mantuvo en la arrogancia que acostumbraba, con altibajos retóricos y salidas de tono según requerían las circunstancias y el rumbo del equipo. En su primera temporada, la plática de “su verdad” produjo un efecto colateral que enarboló el orgullo de sus contrarios. La primera consecuencia el fatídico 5-0 que endosó el Fútbol Club Barcelona. La goleada marcó un punto de giro y Mourinho descubrió fantasmas y fobias. Con todo, el luso no salió mal parado, la Copa del Rey apaciguaba las ansias de la diosa Cibeles. Más cuando se ganó contra el Barcelona.

La segunda temporada exigía retos deportivos de mayor calado. La Liga BBVA, siempre lo dijo el mister, era el objetivo prioritario. Pero la afición y la Presidencia soñaban con la décima. En una semana el conjunto blanco había tomado posiciones para conseguir ambos títulos. El primero con la sentencia del manotazo en el Camp Nou. El segundo, sin embargo, se quedó a la vuelta de la esquina. Segundo año consecutivo con la miel en los labios.

El Bernabéu se engalanó con el frac de las noches de ópera para recibir al Bayern de Munich. Repetía Mourinho el once de Barcelona, pero con Marcelo en detrimento de Çoentrao. El brasileño, más ocurrente, aporta una melodía ofensiva que se acopla mejor con la sonoridad del Bernabéu. El partido y la eliminatoria parecían decantarse pronto con dos tantos de Cristiano Ronaldo en 15 minutos. En el primero no falló el luso de penalti para agitar los sentidos de un estadio que burbujeaba como el champan. En el segundo, el delantero aprovechó una asistencia de Özil al corazón de la media luna y definió con convicción, sintiendo que la bola besaría las mallas. Las ocasiones teutones agitaron los cimientos de la serenidad. Robben tuvo el empate a uno tras un centro desde la izquierda que le botó extraño. El holandés que antes se ajustaba a la moqueta madrileña no conocía que el prado se revela con los divorcios. Pero con el balón estático, desde el punto de penalti, no erró en su disciplina. La pena máxima vino provocaba por el infantilismo de Pepe, un central contundente que se aleja del guión demasiado a menudo. El 1-2 igualaba la eliminatoria y proponía una lucha de eterno desgaste.

Sufría el Madrid porque sus puntas no atinaban con los movimientos precisos y porque la ofensiva alemana desgarraba resquicios entre la zaga blanca. En una de esas, Casillas alejó una ocasión contundente de Mario Gómez. Término que el alemán acostumbra a celebrar. Transcurría el encuentro por derroteros imprevistos, con un Madrid algo sonámbulo que procuraba cubrir las carencias con el ropaje de arreones inconexos y convulsiones ofensivas. Pero el Bayern respondía a sacudidas, casi siempre de la mano de Robben. Precisamente fue el ex-madridista el que tuvo la última de la primera parte. Botó una falta directa al borde del área que esta vez Casillas atinó a despejar.

Después de la frontera de los 45 minutos, el Bayer observaba los espacios a los que nadie atendía y su superioridad en medio campo le proveía con situaciones de encanto. Supo ajustar líneas el Real Madrid y rebatir con los alaridos de la grada, pero no encontraba pretextos suficientes para hacer triangular el balón al corazón del área. Benzema guiaba la ofensiva y Arbeloa se ensañaba con el desamparado Ribery. No era suficiente, y como la prórroga amanecía en el horizonte de los 90 minutos, los entrenadores escondía sus cartas y aguardaban el devenir de la obra. Sólo Kaka, que adeuda con la institución blanca la gratitud por la paciencia en su rescate de sensaciones, salió antes del minuto 80. Elegantinho podría ser su apodo, porque pocos atesoran tanta calidad y la recrean con visón de juego. El brasileño no fue definitivo pero aportó oxígeno libre de humos. Pero el ocaso del tiempo reglamentario asoló sin consecuencias en el resultado.

La frontera entre lo que fue y lo que pudo ser se conoce como prórroga. Un diálogo sin contenido entre ambos conjuntos que medio entretuvo al graderío. No existió la alquimia de la gracia deportiva, y sólo un soliloquio de Marcelo, que inició en su área y concluyó en fuera de juego, desplegó pancartas de entusiasmo.

Llegaron los penaltis entre alabanzas de clamor al santo Iker Casillas. Los penaltis, que es la dimensión atemporal de contrastes, eyaculó sacudidas de deleite bávaro cuando Schweinsteiger condujo a los alemanes a su final. Antes del orgasmo, Casillas con dos estiradas, volteó los errores de Cristiano y Kaká. Alonso no falló en su empresa, pero Ramos ensayó un balón en el segundo anfiteatro. El resto es historia.

Tampoco en la segunda temporada de Mourinho, el Madrid luchará por la décima. Con la derrota del Barça ante el Chelsea, el curso del Real Madrid se hinchaba sobre la periferia de la realidad. Después de su tropiezo, el globo de la ilusión se desinfla. Es lo que conlleva atender a resultados y desechar las sobras de los contextos. Mourinho prometió resucitar al muerto con el virus de la victoria como hiciera en Portugal, Inglaterra e Italia. La pandemia muta despacio.

3 puntos de sutura

La velocidad es la estrella voraz de este Real Madrid. Le gusta correr y coger al rival desprevenido, y atacarle donde más duele, en una fugaz carrera armada con la destreza de sus delanteros. Poco se puede hacer ante la contundencia y agilidad del conjunto. Sin embargo, cuando el contrario se torna especulativo, esa velocidad que en los primeros envites de los partidos se mostraba cuasidefinitoria se traduce en un anhelo incómodo por dominar el balón.

Esquema pragmático que emuló ayer el conjunto de Mourinho, repitiendo por tercera vez consecutiva once inicial (Coentrao incluido). El cargo del luso afianza esa galopada conjunta que imprime el equipo, pero por momentos se transcribe en una desmesurada celeridad que acaba por anarquizar el partido. Demasiada verticalidad en manos de un lateral con cerebro de extremo, sin la visión del pivote ni la paciencia del compañero. El Madrid acusó ayer esa aceleración del encuentro, que incluso acabó por contagiar a la perfecta templanza. Özil, el caballero de la mediapunta, infectado por las prisas, cada vez se siente más delantero y, abandonado a la necesidad del gol y urgencia del último pase, olvida sus deberes como arquitecto. Una lástima.

El partido se presumía sencillo para los españoles. El Madrid, vestido de rojo treinta años después, visitaba al Dínamo de Zagreb en un estadio con marcadas connotaciones políticas. Una batalla campal en el Maksimir, el 13 de mayo de 1990, supuso el comienzo de la guerra serbio-croata. Aquel domingo interminable se enfrentaban el Dinamo de Zagreb con el Estrella Roja. No hubo muertos. Quizá el color de la camiseta de los merengues fue lo que confundió a Leko, que menospreció la ley arbitral y se cebó con el tobillo de Ronaldo. El más “guapo, rico y bueno” se quejó al terminar el partido pero el daño estaba hecho (3 puntos de sutura).

No desplegaron los españoles el juego de la Supercopa, cosa, que por otra parte, ya a nadie extraña. La máxima es la victoria, y la velocidad su principal arma. Incluso Alonso insistió en balones en largo. Pero el fútbol es presumido, y tras una primera parte algo anodina, una triangulación en el borde del área cegó al Dínamo de Zabreb. Marcelo hizo de Özil y asistió a Di María, que en perfecta sintonía marcó el único gol del encuentro.

Los croatas se desarbolaron tras encajar el gol, y no supieron achicar el agua que estaba hundiendo el navío. Sólo la bobería de un polvoriento Marcelo, que en dos acciones consecutivas recibió sendas amarillas, hizo fantasear a los locales. Aún así, el Madrid continuaba llegando con una velocidad descomunal. Al tiempo saltó al campo el creativo Lass, ese clon de mayordomo (que sin el 10 a la espalda parece más jugador), y la templanza cobró vida. Poco más en una noche sin grandes conclusiones. Los españoles continúan ganando, como siempre, sin un juego determinante. 3 puntos (de sutura) para comenzar la temporada en Champions.

Entre tanto, Mourinho en la grada con esa gorra de estrella hollywoodiense pero sin el carisma de los actores.

CR9 es el futuro

Hace unos años le preguntaron a mi hermano qué quería ser de mayor. Contestó que jubilado. Y es que pensaba que esta ocupación era perfecta para no hacer nada, o al menos para hacer muy poco: dirigir las obras de la Plaza de España desde el vallado de prevención, confesarse 2 veces por semana, echar la partida de mus con un palillo medio roído por la acción higiénica… Pero a pesar de la beldad de esta actividad de naturaleza sutil, su inevitable vecindad con el fin de los días hace que sean pocos los que ansían presentarse a la oposición de jubilado. El mañana queda vacante y mi hermano todavía no sabe qué quiere ser.

En los tiempos que corren las niñas ya no quieren ser princesas, y los chavales ansían un porvenir en la Fórmula 1. Pero yo propongo algo mejor, una profesión muy bien remunerada y con una presencia mediática insuperable: el futuro está en imitar a CR9. Qué mejor manera de ganarse la vida que poniendo caritas, luciendo un pelo con sobredosis de fijador y brintalina, y una tez de bronce y soñolienta; entrenando por las mañanas y volviendo locas a las quinceañeras por las tardes. Eso es vida, si señor. Y por si los argumentos no llegasen a convencer al personal queda observar ese tronco musculoso, esos abdominales – más finos y estéticos que los del mismísimo Aznar -, esa forma de moverse elegante y feroz que al alzar los brazos recuerdan a ese quiróptero insectívoro de Gotham.

Otra opción es emular a Messi o Xavi. Pero eso está más jodido, te obliga a estar en los momentos clave y aparecer cuando el resto no hace nada. Además no son tan altos ni anchos como Cristiano.